“Ideología y Proceso de Blanqueamiento Una Aproximación Construccionista a su Posible Influencia en la Identidad y la Autoimagen de Tres Mujeres Negras Venezolanas” Iliana París García

EL TEXTO QUE SIGUE A CONTINUACIÓN FUE EXTRAIDO DE LA OBRA:
“Ideología y Proceso de Blanqueamiento Una Aproximación Construccionista a su Posible Influencia en la Identidad y la Autoimagen de Tres Mujeres Negras Venezolana” Iliana París García
NOTA: Su lectura permite enterarnos de algunas formas larvadas de racismo que han existido en Venezuela, ciertas de las cuales afectaron en décadas pasadas a las personas negras asentadas en El Callao,
“Desde la abolición de la esclavitud en 1854, ningún censo ha considerado la procedencia racial de las personas. Según Gil Fortoul (1896), los censos carecían de categorías raciales porque la élite no quería recordarle a los negros sus experiencias dolorosas como esclavos. Es así como los negros desaparecieron de los documentos oficiales de la Venezuela moderna, cargaban consigo el estigma de su herencia esclava y eran víctimas de discriminaciones, sobretodo si se mantenían en la pobreza. Ocasionalmente, algunos alcanzaron éxito económico o político; otros entraron a la sociedad blanca a través del matrimonio y el mestizaje; pero por un largo tiempo, estos individuos fueron la excepción, no la regla. Además, aquellos negros que lograron ser exitosos perdieron sus vínculos con los menos afortunados. No trataron de llamar la atención hacia su raza ni dirigieron sus esfuerzos a formar movimientos negros políticos o culturales, sino que decidieron identificarse con la cultura de sus compatriotas blancos. (Wright, 1990)

EL “BLANQUEO” DE LA POBLACIÓN: LA TESIS DE WINTHROP WRIGHT.Winthrop Wright es un profesor norteamericano que estuvo en Venezuela durante su año Sabático en 1966. Impresionado por la gama de discriminaciones (sutiles y disfrazadas) que encontró en Venezuela, Wright decide volver entre el ‘74 y el ‘79 para estudiar nuestro racismo y su relación con la imagen nacional. Así, publica un libro llamado: “Café con Leche.Race, Class, and National Image in Venezuela”. Entendemos que los norteamericanos tienen una forma más tajante de definir la raza y las relaciones raciales que los latinoamericanos en general, al igual que sabemos que la realidad racial norteamericana es muy distinta a la nuestra. Sin embargo, considero que su visión es importante debido a que nos aporta un análisis de la historia a la luz de las relaciones raciales que se establecieron en Venezuela desde finales del siglo XIX hasta ahora.Dice Wright (1990) que, desde 1890, la élite venezolana se fijó como meta el blanqueamiento de la población. Esto lo pensaban hacer de dos maneras: primero, promoviendo abiertamente la inmigración de blancos europeos y excluyendo la entrada de no blancos. Segundo, instando al mestizaje y la asimilación cultural, para reducir el volumen de la minoría negra. Así esperaban mezclar gradualmente a estos últimos junto con los blancos o retraerlos a enclaves alejados en las regiones menos pobladas de la nación. Desde la abolición de la esclavitud en 1854, ningún censo ha considerado la procedenciaracial de las personas. Según Gil Fortoul (1896), los censos carecían de categorías raciales porque la élite no quería recordarle a los negros sus experiencias dolorosas como esclavos. Esasí como los negros desaparecieron de los documentos oficiales de la Venezuela moderna,cargaban consigo el estigma de su herencia esclava y eran víctimas de discriminaciones, sobretodo si se mantenían en la pobreza. Ocasionalmente, algunos alcanzaron éxito económico opolítico; otros entraron a la sociedad blanca a través del matrimonio y el mestizaje; pero por un largo tiempo, estos individuos fueron la excepción, no la regla. Además, aquellos negros que lograron ser exitosos perdieron sus vínculos con los menos afortunados. No trataron de llamar la atención hacia su raza ni dirigieron sus esfuerzos a formar movimientos negros políticos o culturales, sino que decidieron identificarse con la cultura de sus compatriotas blancos. (Wright, 1990)Ideología y Proceso de Blanqueamiento. Una Aproximación Construccionistaa su Posible Influencia en la Identidad y la Autoimagen de tres Mujeres Negras Venezolanas.Según las investigaciones de Wright (1990), a través de la segunda mitad del siglo XIX, la élite urbana seguía manteniendo viva la noción de la indolencia y la flojera del negro. De estamanera, hacían uso de dichos populares para reforzar los estereotipos existentes de los negroscomo personas ignorantes, sucias y feas, que tenían malas intenciones. Sin embargo,irónicamente, las mujeres negras y morenas en Venezuela eran asociadas con la sensualidad, la sexualidad y la belleza y los hombres solían usar las palabras negrita o morena como términosde galanteo.Los negros que carecían de educación, tenían muy pocas opciones de empleo. Los que vivían en las ciudades se ganaban la vida como sirvientes, barrenderos, porteros, recolectoresde basura, entre otros trabajos. Las mujeres tenían incluso menos oportunidades económicasque los hombres. En las ciudades, ellas se siguieron desempeñando como empleadasdomésticas, al igual que durante el período colonial. Cocinaban, cocían, limpiaban, lavaban y cuidaban de las casas. También conseguían trabajo como amas o enfermeras que criaban a los niños y cuidaban a los ancianos y enfermos. Las mujeres negras que no trabajaban como empleadas domésticas solían ser vendedoras de dulces en las calles. Otras hacían arepas u otras comidas que vendían de puerta en puerta. Y las menos afortunadas trabajaban como prostitutas en lo que, para la época, se llamaba el distrito de El Silencio, en Caracas. La corriente positivista trajo nuevas dimensiones a la discusión sobre raza en Venezuela a través de la introducción de teorías racistas acuñadas por escritores europeos y norteamericanos. De esta manera, no se tardó en asociar la raza blanca con el progreso. Así, se intensifica la búsqueda de inmigración europea por parte de la clase dominante. Sin embargo,los europeos no se sintieron atraídos a Venezuela, pues el país tenía una imagen negativa en el viejo continente. Si los blancos europeos no vinieron, los negros antillanos y guyaneses sí.Ellos trabajaban principalmente en las minas de Guayana y en los puertos de las costas. EL 20 DE JULIO DE 1891 SE APROBÓ UN NUEVO CÓDIGO DE INMIGRACIÓN QUE DESCRIBÍA EL TIPO DE INMIGRANTES DESEADOS. ESPECÍFICAMENTE, PROHIBÍA LA ENTRADA DE NEGROS Y ASIÁTICOS. De esta manera siguieron transcurriendo los años en Venezuela. En 1917, Arcaya –en sulibro Estudios de Sociología Venezolana– afirma que la mayoría de los venezolanos eran mestizos, una combinación entre indios y europeos que tanto él como sus contemporáneo encontraban mucho más aceptable que cualquier mezcla con orígenes africanos. Asimismo,creía que muy pocos venezolanos tenían ancestros negros, por lo que prestaba poca atención a las contribuciones africanas en la formación de la Venezuela moderna. Otro aspecto importante de principios del siglo XX fue el hecho de recurrir al humor como instrumento de burla y de discriminación hacia los negros. En 1920, las caricaturas enseñaban una imagen negativa de los negros, así como los mostraban como inferiores en contraposición a los blancos. Estos estereotipos aparecían regularmente en revistas y periódicos  dirigidas a las clases alta y media.Sin embargo, con la aparición del partido Acción Democrática y del trienio, muchos negros y mulatos pudieron alcanzar mejores condiciones de vida a través de su participación política. Aún así, la idea de blanquear la población a través del mestizaje seguía presente con mucha fuerza. Para escritores como Liscano, Machado, Siso, Sojo entre otros, el blanqueo de la raza tenía propósitos muy útiles: por un lado, mejoraba la “raza venezolana” y, por otro, aliviaba las tensiones raciales (Wright, 1990). Luego, durante la dictadura de Pérez Jiménez, pese a losconflictos de clase, Venezuela alcanzó un elevado nivel de armonía racial que se ha mantenidohasta ahora, lo cual no quiere decir que dentro de esa armonía no existan acordes disonantes que discriminen a los negros. Actualmente y desde hace algunas décadas, existen algunos grupos que promueven el orgullo por la negritud. Dos muy destacados y reconocidos internacionalmente son laFundación Afroamérica y la Unión de Mujeres Negras. Por otro lado, a los venezolanos ya no nos cuesta tanto aceptar algunos de los aportes que la cultura afrovenezolana ha hecho anuestra formación como nación. Sin embargo, se sigue negando en ciertos sectores lapresencia del negro. El blanqueamiento sigue siendo una pieza clave para la aceptación del negro dentro de la sociedad venezolana y muy seguramente tiene consecuencias en la formación de la identidad y la autoimagen tanto de hombres como de mujeres negras

.2. Las realidades del presente: mestizaje, invisibilidad y blanqueamiento.

2.1. El Mestizaje Venezolano como Institución: ¿Y quién no desea más leche en su café?Es obvio, pues, que en nuestro país hay población de ascendencia africana. Si lo inferimospor la dimensión del mestizaje, podríamos decir que todos los venezolanos tenemos algo deaquellos africanos traídos a Venezuela durante la Colonia. Sin embargo, nuestro mestizaje tiene una serie de matices muy variados: catires, pálidos, mulatos, aindiados, trigueños,morenos,  blancos, indios y unos que descienden más notablemente de nuestros ancestrosafricanos: aquellos a los que llamamos negros, personas que se caracterizan físicamente portener el color de la piel oscura, el cabello “afro”, la nariz ancha y los labios muy carnosos yIdeología y Proceso de Blanqueamiento. Una Aproximación Construccionistaa su Posible Influencia en la Identidad y la Autoimagen de tres Mujeres Negras Venezolanas.que muchos de ellos son portadores de una cultura a la que llamamos “afrovenezolana”, que engloba aspectos como la religiosidad, las expresiones artísticas (danza, canto, percusión,tradición oral, escultura, literatura, etc.) y otros aspectos culturales y sociales.Por razones históricas existen, hasta hoy, algunas regiones en donde estos descendientes de africanos se encuentran en proporción más evidente que en otras áreas de nuestra geografía. Estos lugares son: Barlovento, el Sur del Lago de Maracaibo, parte de las Costas Orientales,así como el Callao y sus zonas adyacentes. En las áreas urbanas también hay venezolanos con estas características y con frecuencia se concentran en algunos barrios específicos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.